DILOOP (V 5.0)

Navieras neocon (y II)

Posted in neocon by piezas on 2 febrero 2010

El FMI (esa institución económica mundial que permanecía en Bavia mientras vendían hipotecas basura y la bolsa instalaba una barra libre de impuestos en el principal mercado mundial), ha advertido a España que debe bajar salarios.

Tal vez el FMI ignora que:

  1. En España los salarios son ya substancialmente más bajos que en el resto de la CEE.
  2. Ello es producto de sucesivos recortes sociales y ajustes del mercado laboral español que por indicación de diferentes informes del mundo empresarial han ido empobreciendo las condiciones laborales de nuestros trabajadores año tras año, amén de las políticas de liberalización económica que se plantean como un dogma de fe, que son buena parte del problema que ha desencadenado esta profunda crisis.
  3. Que esas políticas en nuestro país sólo han tenido éxito cuando:
    • Se ha dado carta blanca a la especulación inmobiliaria, sector a fe mía de más que dudoso futuro y que representa uno de los grandes escollos de nuestro progreso.
    • Se ha facilitado el abaratamiento del contrato basura que en nuestro país beneficia sobre todo por volumen de negocio al sector hostelero, que no puede crecer mucho más y que acostumbra a moverse dentro de parámetros de fraude al cliente y al fisco.
    • Se ha relajado el control del fraude fiscal, lo que provoca y a lo que se añade el aumento de la bolsa de economía sumergida.
    • En su día se relajó el control de la corrupción política local.
  4. Que como hoy sabemos, ese éxito es más un parche para salir del paso hasta la próxima, y es justamente el tipo de políticas que representan un serio problema para nuestro progreso y bienestar, y que mientras sigamos así estamos abocados a tropezar mil veces en el mismo accidente libeggal.

Por todo ello sugerimos humildemente al FMI que su atractivo es inversamente proporcional al número de ocasiones que pierde para estarse calladito.

Actualizado 3 de febrero: Rosa María Artal se pregunta si nadie se cuestiona el sistema.

Tagged with:

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Zapi said, on 2 febrero 2010 at 9:56 pm

    ¿Cuándo han tenido éxito las políticas recomendadas por el FMI? Me parece que yerras. No han tenido éxito nunca y sólo sirven para agravar las crisis económicas. En tiempos de bonanza económica, el FMI no suele decir nada.

    ¿Por qué la insistencia en pedir el recorte en los salarios de los trabajadores es directamente proporcional al sueldo de quien lo pide?

  2. piezas said, on 2 febrero 2010 at 10:00 pm

    El éxito al que me refiero es que pese a que parezca increíble después de los batacazos periódicos de las políticas que proponen, su palabra es asumida como dogma por quienes dirigen los distintos gobiernos. Y éxito en llevarnos a la selva. El crecimiento económico que supuso (ese “éxito”, igual queda mejor entrecomillado) inyectar carne semi esclava en el mercado laboral en un mercado donde la especulación y la economía sumergida es lo que crece, es una ruina evidente.

  3. piezas said, on 2 febrero 2010 at 10:01 pm

    El FMI tampoco lee la cartilla jamás al empresariado, y tenemos un tejido empresarial que es para ponerlo en la esquina con capirote y orejas de burro.

  4. Carlos Arrikitown said, on 2 febrero 2010 at 11:58 pm

    Y el taconazo de Guti? No dices na, no? Amargao, quesqueres un amargao.

  5. piezas said, on 3 febrero 2010 at 12:04 am

    ¿Guti es de alguna plataforma misteriosa? ¿porqué lleva taconazos?

    • agente_naranja said, on 3 febrero 2010 at 11:12 am

      Creo que los taconazos son para su disfraz de carnavales. O algo.

      Pero vamos, yo ahora mismo me doy por satisfecha si me bajan el sueldo… pero me lo pagan puntualmente. Porque llevo unos meses que cobro mis nóminas a trocitos…

  6. Fétido said, on 6 febrero 2010 at 1:58 am

    Yo ya estoy hasta la polla, Maese Optione. Desisto.

  7. O profundador said, on 7 febrero 2010 at 11:44 pm

    Maese Piezas:

    Creo que peca Voacé de demasiado generoso al insinuar la posibilidad de que los “hexpertos” del FMI ignoren los cuatro hechos que usted reseña. Yo sospecho que no sólo tienen noticia de ellos, sino que son perfectamente conscientes, además, del brutal empobrecimiento que ocasionaría la aplicación de sus recetas. Un empobrecimiento al que dan la bienvenida, porque ellos apenas se verán afectados y, sobre todo, porque servirá para “meter en cintura” a los trabajadores. Su cálculo es, poco más o menos, el siguiente: “Dos, tres o cuatro años de sufrimiento, de miedo, de incertidumbre, bastarán para forzar una renegociación (a la baja, por supuesto) de las retribuciones y condiciones de trabajo de los asalariados”. Piense Voacé que no sería ésta la primera ocasión en que cierto sector de la sociedad (sí, ése) utiliza la crisis como pértiga para saltar más alto. En este sentido, resulta reveladora la lectura de “Creadores de escasez” (Madrid: Alianza Editorial. 1995), de David Anisi (1949-2008), catedrático que fue de Economía en la Universidad de Salamanca. Hace un par de horas descubrí una versión “on line” (en formato .doc) consultable gratuitamente, y… me quedé de piedra al echar una ojeada al capítulo titulado “1973”. Le facilito el enlace, por si le interesa conocer los motivos de mi asombro (entreverado de tristeza y, ¿por qué no decirlo?, de pesimismo):

    http://web.usal.es/~anisi/Art/CDE.doc

    Disculpe Voacé la parrafada de este su seguro servidor, llamado

    O profundador

  8. Small Blue Thing said, on 22 febrero 2010 at 3:02 pm

    No. Y lo peor de todo: los obreros no se lo cuestionan.

  9. Natalia said, on 23 febrero 2010 at 5:12 pm

    Y por qué el FMI no advierte nada a los políticos corruptos que nos están robando el dinero a todos los españoles???

    Eso me gustaría saber a mí y claro que hay gente que se cuestiona el sistema pero entonces en cuando oyes es que no se puede hacer nada, no hay solución, siempre ha sido así, no va a cambiar, etc, etc…

  10. Txomin Goitibera said, on 15 marzo 2010 at 12:03 am

    Lo que es bueno para la banca es bueno para la banca, eso es todo. El resto del discurso de los hecspertos, toda la palabrería que viene detrás, consiste en decirnos que llueve mientras nos están meando.

    Muy buena entrada, Piezas.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: