DILOOP (V 5.0)

Minicuento

Posted in neocon, teocon by piezas on 4 septiembre 2009

Hoy el ánimo del señor maduro no era especialmente bueno. No es que se pueda decir que en mejores días goce con las cosas pequeñas (o grandes), no, pero hoy su humor aventaba borrasca profunda y gris, lo que para una persona de carácter ceniciento no deja de ser una bendición.

Oiga, es que…

Hay gente que disfruta cuando tiene que dar un pésame. Es su ocasión de sentirse necesario y cuanto más intenso es el duelo tanto mayor es el placer, por eso no es infrecuente que estas personas utilicen la expresión del dolor como un taladro, alternando ataque y llanto en un rito convencional del consuelo; nuestro señor maduro no imagina otras oportunidades para hacerse notable, porque desconoce la inversión humana desinteresada.

Es que no se puede…

No entiende el señor maduro de diferencias: lo diferente no debe existir y por lo tanto no existe. Y por lo tanto si existe es una anomalía. Y si hay anomalías es necesario combatirlas. Y si es necesario combatirlas es porque escapan a su oferta de consuelo. Y si hoy escapan a su oferta de consuelo, hoy el ánimo del señor maduro no es especialmente bueno.

Es que usted…

Se tiende a percibir a los señores maduros felices en su infelicidad con pelo graso y halitosis. Todo en los felices infelices maduros debe ser levantado y construido para evitar esa imagen colectiva de repulsión. De ahí la falsedad de las fachadas, lo forzado del edificio social encofrado entre corsés. Y nuestro señor maduro es bastante famoso. La necesidad de compensación es muy grande.

Es que es lo que pide la sociedad española en su conjunto.

Hoy el ánimo del señor maduro no era especialmente bueno.

Tagged with: ,

13 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Fétido said, on 4 septiembre 2009 at 7:42 pm

    Usted no es grande, Optione. Usted es inabarcable.

  2. piezas said, on 4 septiembre 2009 at 7:46 pm

    Coños, machafao el régimen, dos años comiendo lechuga pa esto…

  3. musmushi said, on 4 septiembre 2009 at 8:19 pm

    No me gustan los señores maduros porque se pudren enseguida.
    (Muy bueno su minicuento)

  4. Arnau said, on 4 septiembre 2009 at 11:07 pm

    Solamente una salvedad, Optione, lo siento pero no es mini; ni tan siquiera por el tamaño.

  5. Evi said, on 4 septiembre 2009 at 11:14 pm

    Ya matocao la fibra sensiblera (vaya día llevo)
    Coincido con Fétido, Rosario y Arnau: GRANDIOSO
    :D

  6. piezas said, on 4 septiembre 2009 at 11:24 pm

    Joerse, mesacan las colores, con lo pálido quellóstaba…

  7. ZüberSanta said, on 5 septiembre 2009 at 2:52 pm

    Nada de falsa modestia, optione. Es mú bueno y ustésecalla.

    ¿Y cómo lo hará una para ser un señor maduro? Porque yo estoy dejando de ser un chaval recién caído del guindo para hacerme directamente un abuelo tronao. ¿Qué he hecho bien?

  8. piezas said, on 5 septiembre 2009 at 3:13 pm

    Usté nunca será un señor maduro, Don Züber. Asín selecaigan los pelos sigún se peina como hamí, para ser señor maduro senecesita el carné de plañidera doliente. Manque sea un carné dospuntocero con chí y gayet en la antena.

    Enrrespecto locatañe a la calidaz, nomestraña nada: está redaztado en Pages. Notedigoná….

  9. Darth said, on 7 septiembre 2009 at 5:48 pm

    Joer qué bueno, Don Optione. Debería sacarlo Donjavié en portada. Es lo que opinamos todos los españoles normales.

  10. piezas said, on 7 septiembre 2009 at 5:50 pm

    Loquepide la sociedá españolansuconcunto.

  11. Small Blue Thing said, on 7 septiembre 2009 at 7:36 pm

    Y yo aquí, comunagilipollas, sólo puedo llegar y poner manitas, porque lo habéis dicho tos tó.

    Pero que sepas que has perdido un lector maduro.

  12. Quimi said, on 7 septiembre 2009 at 8:26 pm

    Podrá ser un señor maduro, pero seguro que lleva una niña dentro. Ups, perdón un niño, un niño quería decir.

  13. piezas said, on 7 septiembre 2009 at 8:38 pm

    Una niña muy triste.

    ¡Un niño, un niño! Muy triste.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: