DILOOP (V 5.0)

Mellotron y gallifantes para todos

Posted in navel by piezas on 4 enero 2008
Perspectiva derecha del mellotron en el Museo de Instrumentos Musicales de Urueña

Éste que ven a la izquierda con aspecto que se puede ya casi adjetivar como vetusto, es un mellotron.

Regresábamos esta tarde de asistir a un concierto matinal en Valladolid a través de la Nacional VI, ahítos con la modorra de una comida copiosa y decidimos hacer parada en un pueblecito reconvertido del que recomiendo con énfasis su visita: Urueña. Han hecho allí un nudo interesante de turismo y mercado cultural que no entraré a detallar; sólo decir que a lo largo de la ruta de visita marcada en las calles con flechas en forma de punta estilográfica, hay unas diez librerías abiertas al público.

Entre mesones, ermitas, plazas y otros lugares interesantes incluso bajo el frío enero castellano, hay también lo que llaman un museo de instrumentos musicales: en realidad la exposición de una bastante extensa colección privada; extensa en épocas y lugares, y con esto nos estamos acercando a lo que me traía de vuelta a mi rincón semiabandonado.

Perspectiva izquierda del mellotron en el Museo de Instrumentos Musicales de Urueña

Con la entrada (tres euros por barba, y si no llevas barba, también) te dan un catálogo numerado de las rarezas (unas) y trastos familiares (otros) ante los que vas a desfilar: unas cuatrocientas ochenta y tres piezas que van desde el Rebab de Java al Mellotrón de *********, pasando por un cello contemporáneo con la caja completamente prismática (“de viaje”, se cataloga). Pitos, flautas y cuerda; muchísima cuerda.

Pero ¿por qué me traigo al rinconcito, de todas las bellezas una sola rareza que no destaca precisamente por la estética de su factura? (se preguntarán todos los minolles de ustedes-lectores). Pues por su dueño. Su anterior dueño; tiene su gracia.

Aunque no lo voy a desvelar, lo dejo al concurso de los lectores. Habrá gallifantes, o algún premio de carácter espiritual (como llamar «¡¡¡¡HEDMOZOOOO!!!!» al vencedor, si lo hubiere. O similar, que estamos en plena cuesta de enero).

¿De quién carambájanos será el mellotron mihhterioso? ¿eh?

Venga, sus dejo con un detalle personal: la quemadura de una colilla en la tapa del chisme, pa que no digáis:

Detalle de una quemadura de cigarrillo en la tapa del mellotron en el Museo de Instrumentos Musicales de Urueña
Tagged with:

19 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. cád said, on 6 julio 2008 at 12:56 pm

    Ermita.

  2. piezas said, on 6 julio 2008 at 1:00 pm

    Ostie, gracias cád.

  3. Ipon said, on 6 julio 2008 at 1:01 pm

    Me pondré a himbestigar.

  4. JJ said, on 6 julio 2008 at 1:01 pm

    Va a ser del Reverendo, ya verás

  5. Small Blue Thing said, on 6 julio 2008 at 1:02 pm

    Hoyga, Urueña ¿es como el pueblo este de Segovia que era de los Sorolla y que ahora es un decorado también para el festival musical veraniego?

  6. Fétido said, on 6 julio 2008 at 1:02 pm

    Era de don Javier.

  7. Fétido said, on 6 julio 2008 at 1:03 pm

    Rik Wakeman?

  8. Jaw said, on 6 julio 2008 at 1:03 pm

    Del osito Teddy (el Bautista quiero decir)

  9. piezas said, on 6 julio 2008 at 1:04 pm

    Jaw… ¡¡¡¡HEDMOZOOOO!!!!

    ;-D

  10. Small Blue Thing said, on 6 julio 2008 at 1:04 pm

    Bueno, ¿de quién es el organillo?

  11. piezas said, on 6 julio 2008 at 1:04 pm

    Coñes Pitu, y eso que ya es el segundo “¡¡¡¡HEDMOZOOOO!!!!” que consedo (el primero a D. Sachete ande lo de D. Javier el mihmo día que abrí el post) ¿hase farta un accesit?

    Era el mellotron de Teddy Bautista.

  12. Jaw said, on 6 julio 2008 at 1:05 pm

    A mí también me llamó la atención cuando visité el museo (por cierto, Urueña es un pueblo en el que merece la pena perderse por lo menos en tres o cuatro ocasiones).

    Pensaba que era de algún célebre teclista del rock sinfónico, de Wakeman (como ha dicho Fétido) de Ian MacDonald o del mismísimo Tony Banks.
    …y yo que creía que el instrumento más evolucionado que tocaban los grupos españoles de los ’60 era la flauta esa con teclas de los de la Yenka.

  13. n+1 said, on 6 julio 2008 at 1:05 pm

    graaaaaaacias!!!

  14. n+1 said, on 6 julio 2008 at 1:06 pm

    Borcierto, hablando de gallifantes… ¿saben ustedes que yo fui una tienna criaturita que salió en Juego de Niños hará unos 22 añitos…? ay! qué mayol soy!

  15. piezas said, on 6 julio 2008 at 1:06 pm

    ¡¡Pues hoyga!! De eso queremos prueba, doña!!

    O nos ponemos los nicks del revés…!!

  16. n+1 said, on 6 julio 2008 at 1:06 pm

    je… je… je…

  17. Small Blue Thing said, on 6 julio 2008 at 1:07 pm

    Joder, eso explica la mierda de arreglos que le hizo al primer JCSuperstar hispano…

  18. Eme Navarro said, on 6 julio 2008 at 1:07 pm

    Cuentan una anécdota de Valle Inclán: Estaba Don Ramón María dando clases y escribió ermita con hache. Un alumno le hizo saber el error, a lo que el alter ego de Bradomín le respondió:

    -la hache es el campanario, hijo mío.

    Ya sé que llego tarde, pero es que te acabo de descubrir.

    Ahora comprendo porque tiene los dedos tan finos, que ni te enteras cuando te quitan la cartera, tocar las teclas los entrena

  19. piezas said, on 6 julio 2008 at 1:08 pm

    Eme: nunca había visto un mellotron así inperson. Y me llamó la atención lo mismo: ¡qué teclíshias! Más estrechas todavía que las de un Yamaha de esos de llevar bajo el brazo.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: