DILOOP (V 5.0)

Guía infantil sobre política exterior de USA en 2003

Posted in neocon by piezas on 13 agosto 2007

Cuenta Fétido que lo tradujo al castellano de una página de análisis político estadounidense:

— Papá, ¿por qué atacamos Irak?
— Porque tenían armas de destrucción masiva, cariño.
— Pero los inspectores no hallaron ningún arma.
— Eso es porque los iraquíes las escondían.
— ¿Y por eso invadimos Irak?
— Sí. Las invasiones funcionan siempre mejor que las inspecciones.
— Pero después de invadirlos, seguimos sin encontrar esas armas, ¿no?
— Eso es porque están muy bien escondidas. No te preocupes, encontraremos algo. Probablemente justo antes de las elecciones de 2004.
— ¿Para qué quería Irak todas esas armas de destrucción masiva?
— Para usarlas en la guerra, tonta.
— Me confundes. Si tenían todas esas armas y planeaban usarlas en una guerra, ¿por qué no las usaron en su guerra con nosotros?
— Bueno, obviamente no querían que nadie supiera que tenían esas armas, así que eligieron morir por miles antes que defenderse.
— Eso no tiene sentido, papi. ¿Por qué iban a elegir morir antes que usar todas esas grandes armas para defenderse?
— Es una cultura diferente. No tiene por qué tener sentido.
— No sé tú, pero yo no creo que tuviesen todas esas armas que decía nuestro gobierno.
— Mira, no importa si tenían o no esas armas. Teníamos otra buena razón para invadirlos.
— ¿Cuál?
— Incluso aunque no tuviesen armas de destrucción masiva, Saddam Hussein era un cruel dictador, otra buena razón para invadir un país.
— ¿Por qué? ¿Por qué un dictador cruel justifica la invasión de un país?
— Bueno, por una buena razón: torturaba a su propia gente.
— Anda, ¿como en China?
— No compares China con Irak. China es un buen competidor económico, donde millones de personas trabajan por sueldos de esclavitud en tugurios insalubres para hacer más ricas a las empresas estadounidenses.
— Así que si un país deja que su gente sea explotada para que nuestras corporaciones se beneficien, es un buen país. ¿Incluso aunque torturen a la gente?
— Así es.
— ¿Por qué torturaban a la gente en Irak?
— Por crímenes políticos en su mayoría, como criticar al gobierno. La gente que criticaba al gobierno de Irak era enviada a prisión y torturada.
— ¿No es lo mismo que ocurre en China?
— Ya te lo dije. China es diferente.
— ¿En qué se diferencia de Irak?
— Bueno, por una cosa: en Irak mandaba el partido Ba’ath, en China mandan los comunistas.
— ¿No me dijiste alguna vez que los comunistas eran malos?
— No. Sólo los comunistas de Cuba.
— ¿Por qué son malos los comunistas de Cuba?
— Bueno, en primer lugar, porque la gente que critica al gobierno de Cuba es enviada a prisión y torturada.
— ¿Como en Irak?
— Exacto.
— ¿Y como en China?
— Ya te dije que China es un buen competidor económico. Cuba, por el contrario, no.
— ¿Por qué Cuba no?
— Mira, en los años 60 nuestro gobierno dictó unas leyes en las que se ilegalizaba el comercio o negocio con Cuba hasta que abandonasen el comunismo y se hicieran capitalistas como nosotros.
— Pero si nos deshacemos de esas leyes, abrimos el comercio con Cuba, y empezamos a hacer negocios con ellos, ¿no ayudaría a los cubanos a hacerse capitalistas?
— No seas listilla.
— No pensé que lo estaba siendo.
— Mira, de todas formas, en Cuba no hay libertad religiosa.
— ¿Como lo de China y el movimiento Falun Gong?
— Ya te dije que dejaras el tema de China. Mira: Saddam llegó al gobierno mediante un golpe de estado, así que no era un líder legítimo.
— ¿Qué es un golpe de estado?
— Es cuando un militar toma el poder de un país por la fuerza, en lugar de mediante elecciones democráticas como aquí.
— ¿El presidente de Pakistán no llegó al poder con un golpe de estado?
— ¿El general Pervez Musharraf? Sí, bueno, pero Pakistán es nuestro amigo.
— ¿Por qué es nuestro amigo si su líder es ilegítimo?
— Nunca dije que Musharraf fuera ilegítimo.
— ¿No dijiste que cuando un militar toma el poder por la fuerza es ilegítimo?
— Sólo Saddam. Musharraf es nuestro amigo porque nos ayudó a invadir Afganistán.
— ¿Por qué invadimos Afganistán?
— Por lo que nos hicieron el 11-S.
— ¿Qué nos hizo Afganistán el 11-S?
— Bueno… El 11-S, 19 hombres, 15 de ellos árabes, secuestraron 4 aviones y estrellaron tres de ellos contra edificios, matando a más de 3.000 americanos.
— ¿Y qué pinta Afganistán en todo esto?
— Afganistán fue donde se entrenaron esos hombres malos, bajo el régimen opresor talibán.
— ¿Los talibán eran aquellos radicales islámicos que cortaban las manos y la cabeza a la gente?
— Exactamente. No sólo hacían eso sino que también oprimían a las mujeres.
— ¿No le dio la administración Bush 43 millones de dólares a los talibán en 2001?
— Sí. Pero era una recompensa por su lucha contr las drogas.
— ¿Lucha contra las drogas?
— Sí. Los talibán fueron muy útiles impidiendo que la gente plantara opio.
— ¿Por qué fueron tan útiles?
— Sencillo. Si pillaban a alguien plantando opio, los talibán les cortaban las manos y la cabeza.
— ¿Así que cuando cortaban manos y cabezas por plantar flores estaba bien pero era cruel cuando lo hacían por otros motivos?
— Sí. Así es.
— ¿No les cortan las manos y la cabeza a la gente en Arabia Saudí?
— Es distinto. En Afganistán mandaba un patriarcado tiránico que oprimía a las mujeres y las forzaba a vestir burkhas cuando estaban en público, a las que no cumplían con eso las lapidaban hasta la muerte.
— ¿No llevan burkha las mujeres saudíes en público también?
— No. Las saudíes llevan simplemente el tradicional velo islámico.
— ¿En qué se diferencian?
— El velo islámico tradicional es una modesta prenda de moda en Arabia que cubre todo el cuerpo de la mujer excepto los ojos y los dedos. El burkha, sin embargo, es una herramienta maligna de opresión patriarcal que cubre todo el cuerpo de la mujer excepto los ojos y los dedos.
— Parece lo mismo con distinto nombre.
— Va. No compares Arabia Saudí con Afganistán. Los árabes son nuestros amigos.
— Creí que habías dicho que 15 de los 19 secuestradores del 11-S eran árabes.
— Sí, pero entrenados en Afganistán.
— ¿Quién los entrenó?
— Un hombre muy malo llamado Osama Ben Laden.
— ¿Era de Afganistán?
— Er… no. Era saudí. Pero era muy, muy malo.
— Creo recordar que una vez fue aliado nuestro.
— Sólo cuando le ayudamos a él y a los muhjaidin a repeler la invasión soviética de Afganistán en los 80.
— ¿Quiénes eran los soviéticos? ¿El maligno imperio comunista del que hablaba Ronald Reagan?
— Ya no son comunistas. La Unión Soviética se deshizo allá por 1990. Ahora tienen elecciones y capitalismo como nosotros. Ahora les llamamos rusos.
— ¿Así que los soviéticos, quiero decir, los rusos, son ahora nuestros amigos?
— Bueno… no del todo. Verás, fueron nuestros amigos durante unos años tras dejar de ser soviéticos, pero entonces decidieron no apoyar nuestra invasión de Irak, así que ahora estamos enfadados. También con los franceses y los alemanes porque tampoco nos ayudaron a invadir Irak.
— ¿Así que los franceses y los alemanes son también malvados?
— No exactamente malvados, sólo lo suficiente para que hayamos rebautizado a las patatas a la francesa y las tostadas francesas. Ahora se llaman patatas libertad y tostadas libertad.
— ¿Siempre le cambiamos el nombre a las comidas cuando algún país no hace lo que queremos?
— No. Eso lo hacemos cuando son nuestros amigos. A nuestros enemigos los invadimos.
— Pero no era Irak nuestro amigo en los 80?
— Sí. Durante un tiempo.
— ¿Mandaba entonces Saddam Hussein?
— Sí, pero como luchaba contra Irán, era nuestro amigo temporalmente.
— ¿Por qué le hacía eso ser nuestro amigo?
— Porque en aquel entonces Irán era nuestro enemigo.
— ¿No fue entonces cuando gaseó a los kurdos?
— Sí, pero como luchaba contra Irán, miramos hacia otro lado, para demostrarle que éramos sus amigos.
— ¿Así que, quién lucha contra nuestros enemigos se convierte en nuestro amigo?
— La mayor parte de las veces, sí.
— ¿Y quién lucha con nuestros amigos es nuestro enemigo?
— A veces. Sin embargo, si nuestras empresas pueden beneficiarse vendiendo armas a ambos bandos, mejor.
— ¿Por qué?
— Porque la guerra es buena para la economía, lo que implica que la guerra es buena para América. Además, como Dios está de nuestro lado, cualquiera que se oponga a la guerra es un ateo comunista antiamericano. ¿Entiendes ahora porqué atacamos Irak?
— Creo que sí. Porque Dios lo quiso, ¿no?
— Sí.
— ¿Cómo supimos que Dios quería que atacáramos Irak?
— Verás. Dios le habla personalmente a George W. Bush y le dice qué hacer.
— Así que, básicamente, dices que atacamos Irak porque Bush oye voces en su cabeza?
— ¡Claro! Al fin comprendes como funciona el mundo. Ahora cierra los ojos, ponte cómoda y duerme. Buenas noches.

Cuenta Fétido que lo tradujo al castellano de una página de análisis político estadounidense.

Actualizado: www.australianpolitics.com/news/2003/07/03-07-19.shtml. Gracias, Fétido.

Tagged with:

14 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. FRANCISCO JAVIER NOVA CORREYERO said, on 6 julio 2008 at 11:28 am

    Es genial, te recomiendo que busques en mi blog aunque está bastante enterrado varios tags sobre la misma cuestión, como 11-S, Sí a la guerra, te gustará viendo las similitudes que guarda con lo que has expuesto…te felicito

  2. MeM3000 said, on 6 julio 2008 at 11:29 am

    No hay mejor entrevistador que un niño

    ¡¡Bravo señores!!

    P.D. Lo “escolareo” pero ya.

  3. gilermez04 said, on 6 julio 2008 at 11:32 am

    Muyyy Bueno.Enhorabuena,me has vuelto a alegrar el dia,sobre todo tras leer a uno que dice que lo del SIDA fue profetizado por no se que san gusano.Gracias

  4. piezas said, on 6 julio 2008 at 11:32 am

    Francisco, MeM, gilerme, es una traducción que hizo Fétido de un artículo en un medio de análisis político yankee, no tengo ningún mérito más que el de tratarlo un poquillo en html. Está en el pie del quote.

    Muy bueno el blog, Francisco.

  5. Fétido said, on 6 julio 2008 at 11:33 am

    Honor que me hace, maese Piezas. ;DDD

  6. piezas said, on 6 julio 2008 at 11:33 am

    Hel onor hes mího, cavayero (andaqueno dixit) ;-)

  7. jaz1 said, on 6 julio 2008 at 11:33 am

    yo lo he llevado a meneame, Fetido si lees esto, es genial, es lo que pensamos todos…….
    muy grande este relato,

    no estamos locos ♪ ♫

  8. piezas said, on 6 julio 2008 at 11:34 am

    Maese Fétido, ¿tienes por ahí el enlace donde lo publicaste la primera vez? Me gustaría ponerlo.

  9. Fétido said, on 6 julio 2008 at 11:34 am

    En su día lo posteé en un space anterior a AAE 1 que microsoft me cerró también por un par de denuncias. Lo típico: “si usted no retira esto en 36 horas le chapamos el garito”. A las 10 horas ya estaba eliminado.

  10. Quettaheru said, on 6 julio 2008 at 11:35 am

    Si no les importa a los señores Fétido y Piezas, lo reseño en mi bló. Y copipasteo un cachito.

  11. piezas said, on 6 julio 2008 at 11:35 am

    Sha D. Fétido dijo, ashá por el altiplano, que lo quera dél era de tós ;-)

  12. Anónimo said, on 6 julio 2008 at 11:36 am

    Muy bueno. Pero hay un detalle:

    No tiene porque tener sentido -> No tiene por qué tener sentido

  13. piezas said, on 6 julio 2008 at 11:36 am

    ¡Gracias!

  14. Fétido said, on 6 julio 2008 at 11:37 am

    ¿No tiene por cuál tener sentido? That makes sense.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: