DILOOP (V 5.0)

Samba triste

Posted in Eliane Elias by piezas on 8 julio 2007

Eliane Elias

Tagged with: ,

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. obvia_mente said, on 6 julio 2008 at 10:48 am

    Ahí te dejo otra, aunque no sea una samba, ni ella brasileña, pero es tan bonita…

    ai solidao to’me
    sima sol sozim na ceu
    so ta brilha ma ta cega
    na se clarao
    sem sabe pa onde lumia
    pa onde bai
    ai solidao e un sina…

  2. piezas said, on 6 julio 2008 at 10:48 am

    Muy guapo, obvia_mente. No lo conocía, gracias.

  3. Anónimo said, on 6 julio 2008 at 10:49 am

    Es maravillosa, ¿verdad? La ví en directo un par de veces, una hace diez años y otra hace unos meses, y sigue siendo impresionante, con esa comunicación casi milagrosa con Marc Johnson, con una forma de cabalgar las armonías (casi literalmente, con su sensualísima danza de pies desnudos), con la estilizadísima forma de Bossa, realmente nueva cada vez que vuelve a ella.

    Sin embargo, me molestaron varias cosas la segunda vez que la ví. Alguien tendría que decirle que no puede seguir vistiendo igual, que lo que hace diez años era elegante y atractivo está ahora en el límite del buen gusto, y por cruel que suene, que no cante. Se convierte en un remedo de Diana Krall, y por mucho que la Krall vende muchos discos, a mí siempre me ha parecido infinitamente inferior a Eliane en técnica, en estilo, en creatividad y en la recreación de Standards. Eliane es una cantante aceptable, con voz grave y susurrada, pero es una pianista extraordinaria, y me pareció, cada vez que arrancaba un tema con mucha voz y poco piano, que la intensidad mágica del concierto se deshacía un poco.

    De todas formas, nos regaló una interpretación del “nem un tal vez” de Hermeto Pascual que era para morirse de gusto.

    Muy bonito Brégovic. Ese hombre sí que es absolutamente arrollador en vivo, una experiencia recomendable.

  4. piezas said, on 6 julio 2008 at 10:50 am

    Sí, lo es. Irrepetible.

    Sobre el vestido, a mí no me molesta ni lo veo demodée, sobre todo por la simplicidad elegante. Lo encuentro discreto, lo cual se agradece para no distraer: Eliane, la indumentaria, la desnudez de sus pies y el piano son todo uno.

    Respecto de los vocales, estoy de acuerdo. Sobre todo, más por su timbre que por su estilo.

    Suertassa de conciertos! ;-)


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: